jueves, 10 de enero de 2019

Cómo editar tu copy para crear textos perfectos

Ese momento en el que levantas las manos del teclado al terminar un copy es impagable.
Miras lo que has escrito y te sientes genial. Te mueres de ganas por mandarlo al cliente y ver el proyecto publicado.
Quieres terminarlo cuanto antes.
Pero todavía no has acabado. ¡Ojalá!

Siento ser yo quien te lo diga, pero tu primer borrador nunca es la versión que puedes enviar al cliente.
Por mucho cuidado y atención que hayas puesto, siempre habrá detalles que mejorar. Una palabra de más por aquí, una errata por allá, un CTA que optimizar… A veces parece que necesitas dos pares de ojos para dejarlo todo perfecto.
¡Pero no los tienes! No te queda más remedio que revisar y editar tu propio copy sin ayuda.
Aunque algunos copywriters colaboran con un corrector profesional, no es lo más habitual. Además un corrector te ayudará con los despistes, las erratas y las faltas de ortografía, pero no a mejorar el copy en sí.
En este post te voy a explicar algunos trucos para mejorar tu copy y asegurarte de que siempre entregas tu mejor trabajo.

8 consejos para editar tu copy


1. No hagas nada

Esto es fácil, ¿no? Seguro que se te da bien 😀
El primer paso para mejorar cualquier borrador es dejarlo aparcado un buen rato y dedicarse a cualquier otra cosa. Si puede ser un día entero y lejos del ordenador, mucho mejor. Haz deporte, saca al perro de paseo o ponte a cocinar. Eso lo dejo a tu elección.
Cuando has estado varios días pegado a la pantalla, leyendo una y otra vez el mismo texto terminas por no ver nada. Tu mente está contaminada, y necesitas desconectar para ver el copy como si fuera la primera vez.
Para eso, lo primero es tener una buena planificación para no terminar los proyectos a última hora. Si vas muy ajustado de fechas no vas a poder darte un tiempo entre la escritura y la edición.
Después, hay unos trucos que te ayudan a ver el texto como si fuera nuevo: cambiar el tipo de letra en el editor de texto, ampliar el zoom para verlo más grande o imprimirlo en papel.
Vale, sé que gastar papel no es lo mejor para el medio ambiente, pero va genial cuando tienes prisa o estás cansado. Además, te permite tener una visión de conjunto de todo el copy a la vez, sin hacer scroll por la pantalla.

2. Lee el texto en voz alta

Esto también es sencillo 🙂
Leer en voz alta va muy bien para detectar frases largas, párrafos kilométricos y palabras complicadas. Todo lo que suena raro destaca cuando lo lees en alto, por eso yo siempre empiezo por aquí.

3. Mete ritmo

Esto es algo que te saldrá casi solo durante la lectura en voz alta.
Si al leer el texto suena monótono, es que le falta ritmo y todas las frases tienen una longitud parecida.

Dale vidilla al texto alternando frases largas con otras más cortas. La única excepción son las viñetas o los párrafos que por maquetación van a ocupar un espacio similar en pantalla.

4. No te repitas

¿Has utilizado cuatro veces la misma palabra en dos párrafos? ¿Has insistido tres veces en lo mismo? ¿O has elegido la expresión más larga para algo que en realidad puedes decir de forma más breve?
Saca la tijera y corta sin piedad. Este es el momento de adelgazar tu texto y borrar todo lo que es repetitivo o superfluo. No te extrañes si terminas borrando frases o párrafos enteros.

5. Palabros fuera

Salvo que estés escribiendo copy sobre un tema técnico y para un público muy especializado, los tecnicismos y palabras complicadas están de más. El copy no es para presumir de vocabulario, sino para persuadir.
Adapta siempre el texto al nivel de conocimientos del lector, no del cliente que te contrata.

6. Revisa a fondo la ortografía

Si te ganas la vida escribiendo se da por supuesto que tu acentuación y puntuación son impecables. Pero es normal que se escapen algunos errores con las prisas o los cambios sucesivos.
Viene muy bien tener un corrector o un compañero copy que pueda leer tu texto para detectar todas esas faltas. Aún así te aconsejo que revises muy bien todo por tu cuenta antes de entregar.
Además hay otros detalles que sin ser errores terminan afectando al copy:
  • Evita los adverbios terminados en -mente (sobre todo en los titulares y subtítulos).
  • Cambia los verbos en pasiva por verbos en activa.
  • Sustituye las frases en negativa por frases positivas.
  • Busca mejores alternativas para palabras como “hacer” o “cosas”.
  • Corta el exceso de adjetivos.

7. Cuida la presentación

Si quieres que tu cliente apruebe tu copy a la primera, pónselo fácil.
Entrega siempre en un documento en limpio, con distintos tamaños de letra para títulos y subtítulos, maquetado en columnas y con espacios en blanco para que el texto respire.

8. Revisa cada página como si fuera una landing independiente

Escribir una página web completa es un proceso largo y complejo porque hay mucha información que incluir. Te metes tanto en el texto que es fácil perder la perspectiva del lector. 

Para compensarlo me gusta leer cada sección por separado y preguntarme qué efecto tendría si no supiera nada del cliente ni del producto:
  • ¿El titular es llamativo? ¿Invita a seguir leyendo?
  • ¿La página tiene toda la información necesaria para que se comprenda?
  • ¿La estructura es la adecuada?
  • ¿Tiene un objetivo claro?
  • ¿Los CTAs están en la línea de ese objetivo?
  • ¿Qué pasaría si el lector llegara a esa página sin haber leído el resto de la web?

¿Qué técnicas usas tú para mejorar tu copy?

David Ogilvy decía que era un copywriter malísimo, pero un editor muy bueno. Su secreto era revisar cada copy entre cuatro y cinco veces antes de enseñar nada al cliente.
Yo he llegado a revisar textos unas cuantas veces más… pero nunca me he arrepentido. Todo el tiempo que dedico a editar y optimizar compensa porque mejora el resultado final.
¿Cuánto tiempo dedicas tú a la edición cuando acabas de escribir? ¿Tienes algún truco para compartir con nosotros?

Un artículo escrito por 

No hay comentarios:

Publicar un comentario